Skip to main content

Ministerio Evangelístico Y Misionero; "Evangelismo Bajo Fuego"

Inicio  GuestBook  Nosotros  Nuestra Misión  Nuestra Visión  Declaracion Doctrinal  Galería  Lee La Biblia  Prédicas  Estudios   Videoteca  Calendario  Contáctenos  Invitaciones  Enlaces  Eventos Futuros  Escuela Bíblica   
¡Lea la Biblia en un Año!

--------------------------------------------------------------------------------

Lectura Cronológica de la Biblia:



Calendario de lectura para un nuevo Creyente

Enero | FebreroMarzo | AbrilMayo | Junio | Julio
Agosto | Septiembre | Octubre | Noviembre | Diciembre



OBJETIVOS PRIMARIOS
en la preparación de este calendario:



ANTIGUO TESTAMENTO: 

                       1.Colocar los libros en orden cronológico según acontecimiento (NO según la fecha de la escritura) 
            2.Hacer las divisiones según el párrafo o las roturas del pensamiento en el texto 
 3.Hacer la cantidad de la lectura (tan cerca como práctico) iguale cada día 
                 4.Donde No. 2 y conflicto 3 * (el asterisco se ha insertado para mostrar que el pensamiento continúa en la lectura del día próximo)


NUEVO TESTAMENTO:
           1.Hacer las divisiones según el párrafo o las roturas del pensamiento en el texto
2.Hacer la cantidad de la lectura (tan cerca como práctico) iguale cada día 
                 3.Donde No. 1 y conflicto 2 * (el asterisco se ha insertado para mostrar que el pensamiento continúa en la lectura del día próximo)
       4.El Evangelio de Juan se ha colocado a propósito entre Marcos y Lucas para: 


                          ºCrear una rotura o descanso en la lectura del Evangelios sinópticos (Mateo, Marcos y Lucas) que se escriben de manera muy semejante mientras que el Evangelio de Juan sigue un formato distinto, Y

                            ºPara poner los dos libros de Lucas (Evangelio según San Lucas y Hechos) juntos.


--------------------------------------------------------------------------------

2 Timoteo 3:16,17

     Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para
toda buena obra.