Skip to main content

Ministerio Evangelístico Y Misionero; "Evangelismo Bajo Fuego"

Inicio  GuestBook  Nosotros  Nuestra Misión  Nuestra Visión  Declaracion Doctrinal  Galería  Lee La Biblia  Prédicas  Estudios   Videoteca  Calendario  Contáctenos  Invitaciones  Enlaces  Eventos Futuros  Escuela Bíblica   
 
En Esto Creemos - Nuestra Doctrina
 
 
Declaracion Doctrinal

 

Creemos en la Palabra de Dios como inspirada divina­mente y la unica norma de la Iglesia, sin alteracion de ninguna clase. (Ap. 22:18-19)

 

Creemos en el bautismo del Espiritu Santo y sus dones. (Mr. 1:8; Hch. 1:5)

 

Creemos en el bautismo en agua. (Mr. 16:16)

 

Creemos en la Santa Cena que es el simbolo del sacrificio de Cristo en la cruz, herido por nuestros pecados. (1 Co. 11:24-25)

 

Creemos en la solemnidad del casamiento porque es instituido por Dios y sancionado por el Senor en Cana de Galilea y se asemeja a la union de Cristo y su Iglesia. Esto excluye el matrimonio entre parejas de un mismo sexo. (Ef. 5:24)

 

Creemos en la presentacion y dedicacion de los ninos al Senor para implorar sus bendiciones sobre ellos. (Mt. 19:13-15; Lc. 2:22-24)

 

Creemos en la Divina Trinidad: nuestro Padre Dios (1 Jn. 5:6-8); Dios Hijo, nuestro Salvador Jesucristo; Dios Espiritu Santo, nuestro Consolador. (Mt. 28:19)

 

Creemos en las dos resurrecciones tanto de los justos, como la de los injustos, para recompensa segun sus obras. (Jn. 5:28-29; 1 Co. 15:52)

 

Creemos  en  la  ensenanza  biblica  de  los  diezmos  y  tambien traer ofrendas al Senor,  para  identificamos  como  hijos  de  Dios  segun   las  promesas hechas a Abraham. (Ga. 3:6-9; He. 7:4-9).

 

Creemos en la santificacion del creyente en Cristo durante su vida terrenal, para entrar al reino de Dios. (1 Pd. 1:15-16; He. 12:12-16)

 

Creemos  en  la  Sanidad  Divina, que  por  medio  de la oracin de fe, el Senor  sanara al enfermo. (Mr. 16:18; Stg. 5:15-16)

 

Creemos en el culto de adoracion a Dios con toda reverencia. (Jn. 4:22-24; Ro. 14:11).

 

Creemos en la relacion del hombre con Dios por la oracin mediante intercesion  de nuestro Senor Jesucristo. (1 Ti. 2:5; Jn. 14:13-14).

 

Creemos en los ayunos y vigilias como medio de consagracion. (Hch. 13:2,  Lc. 6:12)

 

Creemos que la fe, la esperanza y la caridad, obrando juntamente con las obras cristianas, son de gran beneficio en la obra del Senor. (1 Co. 13:13)

 

Creemos que  el  domingo es  dia   especial   en   que  con   mas  libertad  pueden reunirse los cristianos para rendir culto al Senor como un dia conmemorativo de su resurreccion, no sometiendonos al yugo de la ley, sino mirando la gracia. La Iglesia  conmemora  ese dia porque  ahi surgio el dia de Pentecostes, el dia en que Cristo resucito, el domingo en que la Iglesia primitiva se congregaba a partir el  pan. (Ap. 1:10; Hch. 20:7; 1 Co. 16:2)

 

Creemos bien recordar el dia de Pentecostes, como dia conmemorativo en el cual se derramo el Espiritu Santo en los discipulos del Senor como El les habia prometido. (Hch. 2:3-4; 20:16)

 

Creemos en el poder del Espiritu Santo para vencer los tres enemigos del alma : el mundo, la carne y el diablo (Ga. 5:17; Ef 6:11; Stg. 1:27)

 

Creemos en las profecias de Dios de acuerdo con su Palabra, desechando todo fanatismo y cosa que no se ajuste a la sana doctrina. (1 Jn. 4:1; 1 Ti. 4:1-2)

 

Creemos en el arrebatamiento de la Iglesia antes de la gran tribulacion y en el gran acontecimiento del Milenio conforme a la palabra profetica del Senor. (Ap. 20:2; Dn. 7:18)

 

Creemos que el espiritu de los que duermen en el Seor va a un paraiso y que cuando Cristo venga la segunda vez estos resucitaran para reinar con El en el Milenio y tendran el privilegio del cielo y que el espiritu de los malos que mueren es llevado al infierno y despues del Milenio al juicio; seran juzgados ante el Trono de Dios para entonces ser echados al lago de fuego, que es la muerte segunda. (Mt. 25:46; Ap. 14:10)

 

Creemos que la virgen Maria concibio por obra del Espiritu Santo y dio a luz a Jesucristo y que este fue su hijo primogenito, pero Jesucristo es el unico Salvador de las almas; los angeles y los querubines, los creemos mensaje­ros de Dios, pero tampoco pueden salvar ni pueden ser adorados por cuanto lo prohibe el segundo mandamiento de la ley de Dios. (Ex. 20:4-5).

 

Creemos que la cruz literalmente es el patbulo donde el Senor fue ajusticiado humanamente, figurando el tipo de las persecuciones del cristiano, lo que tiene mucho que ver con la vida cristiana por cuanto Cristo dijo: “El que no toma su cruz y sigue en pos de mi, no es digno de mi”, pero ninguna adoracion puede darsele a la cruz, porque es en contra del mandamiento de Cristo.

 

Creemos  que  Dios  manda  a  obedecer las  potestades superiores terrenales, como gobierno y patronos, pero nunca que esto sea contra el mandamiento del Senor, que pueda estorbar la salvacion de las almas. Es mejor sufrir y perder nuestra vida material antes de perder la salvacion, pues Cristo dijo: “El que perdiere su vida por causa de mi la hallara”. (Mt. 10:39)

 

Creemos en  un  ministerio sucesor de los  apsotoles inspirado por el Espritu  Santo y compuesto de hombres activos y espirituales, santos e instruidos lo  mejor posible.

 

Creemos  en  el  libre  uso  de comidas  segun  autoriza  la  gracia bajo la cual estamos con excepcion de la sangre, lo ahogado y lo sacrificado a los idolos (Hch. 15:20); en cuanto a bebidas embriagantes, abstenernos de ellas, ni usarlas, ni venderlas. (1 Co. 8:4, 13)

 

Creemos que, invisiblemente, Cristo es el Jefe de la Iglesia pero en lo visible, tiene que estar organizada, regida y gobernada por los ministros y diaconos que la misma Iglesia elija.(1 P.5:1-4)

 

Creemos que por cuanto todos pecaron, estan destituidos de la gloria de Dios y que el arrepentimiento es ordenado por Dios a todos y necesario para el perdon de los pecados. (Ro. 3:23)

 

Creemos  que  la  justificacion,  la  regeneracion  y  el  nuevo   nacimiento  se efectuan por fe en la sangre de Cristo. (Ro. 4:25)

 

Creemos  en  la  santificacion,  subsecuente  al nuevo nacimiento por fe en la sangre de Jesucristo, por medio de la Palabra de Dios y por el Espiritu Santo. (Jn. 3:3-6)

 

Creemos  que  la  santidad es la norma de vida de Dios para su pueblo. (2 Co. 7:1)