Skip to main content

Ministerio Evangelístico Y Misionero; "Evangelismo Bajo Fuego"

Inicio  GuestBook  Nosotros  Nuestra Misión  Nuestra Visión  Declaracion Doctrinal  Galería  Lee La Biblia  Prédicas  Estudios   Videoteca  Calendario  Contáctenos  Invitaciones  Enlaces  Eventos Futuros  Escuela Bíblica   
 

Bosquejos explicados y aplicados de forma práctica por uno de los maestros bíblicos contemporáneos más respetados

Warren W. Wiersbe

Éxodo

Bosquejo sugerido de Éxodo

I. Redención: el poder de Dios (1–17)

A. La esclavitud del pecado (1–4)

B. La obstinación de Faraón (5–11)

C. La salvación de Dios (12–17)

1. La Pascua: Cristo el Cordero inmolado (12–13)

2. El cruce del mar: resurrección (14–15)

3. Maná: Cristo el pan de vida (16)

4. La roca herida: el Espíritu (17.1–7)

5. Amalec: carne versus Espíritu (17.8–16)

 

II. Justicia: la santidad de Dios (18–24)

A. La nación preparada (18–19)

B. La ley revelada (20–23)

1. Los mandamientos (hacia Dios) (20)

2. Los juicios (hacia el hombre) 21–23)

C. El pacto renovado (24)

 

III. Restauración: la gracia de Dios (25–40)

A. Descripción del tabernáculo (25–31)

B. Necesidad del tabernáculo: los pecados de Israel (32–34)

C. Construcción del tabernáculo (35–40)

Notas preliminares a Éxodo

I. Nombre

En griego éxodo significa «salida». (Véase Heb 11.22, «partir».) Este libro describe la esclavitud de Israel en Egipto y la maravillosa liberación (o «salida») que Dios les dio. Una de las palabras clave en Éxodo es redención, puesto que «redimir» significa «poner en libertad». El libro presenta muchos cuadros de nuestra salvación por medio de Cristo. La palabra éxodo se usa en dos lugares del NT: Lucas 9.31 («partida»), donde el tema es la obra redentora de Cristo en la cruz; y 2 Pedro 1.15, donde «partida» quiere decir «muerte» del creyente. En otras palabras, hay tres experiencias de éxodo en la Biblia: la liberación de Israel de Egipto; la liberación del pecador lograda por Cristo mediante la cruz; y la liberación del creyente de este mundo en la muerte.

II. Autor

No hay razón para dudar que Moisés escribió este libro. Su unidad (véase el bosquejo) sugiere que hubo un solo autor y el relato de testigo ocular indica que este estuvo presente en esos sucesos. Cristo afirmó la autoría mosaica del libro (Jn 7.19; 5.46–47).

III. Propósito

Génesis es el libro de los comienzos; Éxodo es el de la redención. Narra la liberación de Israel de Egipto y presenta los hechos históricos básicos acerca de los orígenes de la nación hebrea y sus ceremonias religiosas. Estos relatos también son cuadros de Cristo y la redención que Él compró en la cruz. En Éxodo hay muchos tipos y símbolos de Cristo y del creyente, especialmente en los enseres del tabernáculo y en las ceremonias. Éxodo también reporta la promulgación de la ley. Sería imposible entender mucho de la doctrina del NT sin una comprensión de los sucesos y símbolos de Éxodo.

IV. Tipos

Hay varios tipos básicos en Éxodo: (1) Egipto es un tipo del sistema del mundo, opuesto al pueblo de Dios y tratando de mantenerlo en esclavitud. (2) Faraón es un tipo de Satanás, «el dios de este mundo», que exige adoración, desafía a Dios y piensa esclavizar al pueblo de Dios. (3) Israel es un tipo de la Iglesia: librada de la esclavitud del mundo, guiada en un peregrinaje y protegida por Dios. (4) Moisés es un tipo de Cristo, el profeta de Dios. (5) El cruce del Mar Rojo es un cuadro de la resurrección, que libra al creyente del presente mundo malo. (6) El maná es un cuadro de Cristo el Pan de vida (Jn 6). (7) La roca golpeada es un tipo del Cristo herido, mediante cuya muerte se da el Espíritu Santo. (8) Amalec es un cuadro de la carne oponiéndose al creyente en su peregrinaje. El tipo clave en Éxodo es la Pascua, ilustrando la muerte de Cristo, la aplicación de su sangre para nuestra seguridad y la apropiación de su vida (comiendo el cordero) para nuestra fortaleza diaria.

V. Moisés y Cristo

Aquí pudiéramos mencionar muchas comparaciones y un contraste principal entre los dos, puesto que Moisés es un maravilloso cuadro de Jesucristo. En sus oficios Moisés fue un profeta (Hch 3.22); sacerdote (Sal 99.6; Heb 7.24); siervo (Sal 105.26; Mt 12.18); pastor (Éx 3.1; Jn 10.11–14); mediador (Éx 33.8–9; 1 Ti 2.5); y libertador (Hch 7.35; 1 Ts 1.10). En su carácter fue manso (Nm 12.3; Mt 11.29); fiel (Heb 3.12), obediente y poderoso en palabra y hechos (Hch 7.22; Mc 6.2). En su historia Moisés fue hijo en Egipto y estuvo en peligro de muerte (Mt 2.14ss), pero Dios lo cuidó providencialmente. Decidió sufrir con los judíos antes que reinar en Egipto (Heb 11.24–26; Flp 2.1–11). Moisés fue rechazado por sus hermanos la primera vez, pero recibido la segunda; y, durante su rechazamiento, obtuvo una esposa gentil (ilustrando a Cristo y a la Iglesia). Moisés condenó a Egipto y Cristo condenó al mundo. Moisés libró al pueblo de Dios mediante la sangre, como Cristo lo hizo en la cruz (Lc 9.31). Moisés guió al pueblo, alimentó al pueblo y llevó sus cargas. El contraste, por supuesto, es que Moisés no llevó a Israel a la tierra prometida; Josué tuvo que hacerlo. «La ley por medio de Moisés fue dada, mas la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo» (Jn 1.17).